Me duele Grecia (Entre todos la mataron y ella sola se murió)

La palabra Europa es, simplemente, el modo en que los griegos antiguos  denominaban a la parte de Grecia que estaba en el continente.

Europa (en griego antiguo  Εὐρώπη Eúrṓpē) era una mujer fenicia. Prendado de Europa, Zeus se transformó en un toro blanco y se mezcló con las reses que tenía el padre de la muchacha. Mientras Europa y su séquito recogían flores cerca de la playa, ella vio al toro y acarició sus costados y, al notar que era manso, se montó en él. Zeus aprovechó esa oportunidad; corrió al mar y nadó hasta la isla de Creta llevando a Europa en el lomo. Ya en Creta, Zeus reveló su auténtica identidad y Europa se convirtió en la primera reina de la isla.

Zeus dio a Europa un collar hecho por Hefasto y otros tres regalos: Talos (un autómata de bronce), Lélape (un perro que nunca soltaba su presa) y una jabalina que nunca erraba. Más tarde, Zeus recreó la forma del toro blanco en las estrellas que actualmente se conocen como la constelación Tauro.

El continente europeo recibe el nombre de «Europa» en todas las lenguas germánicas (salvo en inglés, donde se llama Europe y en francés, donde se pronuncia [øʀɔp] ), en húngaro (Európa) y en todas las lenguas eslavas que usan el alfabeto latino, así como en griego y en latín. Su transliteraciòn del ruso equivale a Evropa.

Pero, no sólo la palabra Europa proviene de la antigua Grecia, sino que también la civilización europea tiene sus cimientos en ella. Los sabios y filósofos griegos son los padres del mundo, tal y como lo conocemos los europeos.

Sin Grecia, no hay Europa. Y sí, sé que pensaréis que esa es una forma demasiado romántica de verlo, sé que la Unión Europea es un tema económico y ese es precisamente el error. En estos tiempos que corren, es difícil decir en voz alta que se es europeista, pero yo lo soy. Me encantaría ver algún día unos verdaderos Estados Unidos de Europa, una Europa que dejase atrás los conflictos, las guerras. Europa necesita más unión, más prosperidad y más democracia. Esa sería la verdadera Unión Europea y no el Reicht financiero en el que nos encontramos.

La crisis griega es culpa de sus políticos obviamente y, técnicamente, de los griegos que les eligieron. Con eso, no culpo al pueblo heleno, por supuesto que no. Ellos son los primeros engañados en todo esto. En 2004 Karamanlis ganó las elecciones. Durante las dos legislaturas del gobierno conservador de Nueva Democracia, se estuvieron realizando falsificaciones de los datos macroeconómicos de la contabilidad nacional y, tras las siguientes elecciones en el año 2009, el candidato socialista Papandreu obtuvo mayoría absoluta parlamentaria.

Su gobierno sacó a la luz que el anterior partido estuvo falseando las cifras. El partido conservador aseguraba que el déficit griego era de un 3,7%. Posteriormente, el gobierno de Papandreu (socialista) demostró que el déficit real era de un 12,7%, una cifra alarmante.

En 2010, Grecia iba a entrar en quiebra. Normalmente, cuando un país tiene problemas económicos devalúa su moneda, pero Grecia, al pertenecer a la Euro zona, no tenía esa posibilidad. Fue entonces cuando apareció en nuestro vocabulario una nueva palabra: Troika. Un plan de apoyo a Grecia, basado en préstamos bilaterales de los países de la zona euro, por valor de 80 mil millones de euros y otros 30 mil millones de préstamos del FMI.

Fue entonces cuando varios países aprovecharon la debilidad griega para beneficiarse. Hay que hablar, claro, de Alemania, Austria, Finlandia y Francia pues tuvieron un comportamiento descortés con los griegos y, cuando esa descortesía lleva a que griegos hayan llegado a suicidarse, es un problema muy, pero que muy grave. No se puede amenazar a un país que está en la miseria.

La cuestión es que no solamente esos países prestaron dinero a Grecia para resolver la crisis, sino que todos los de la Unión Europea aportaron también su grano de arena y, sin embargo, tras la victoria de Syriza en enero de 2015, Grecia se ha enfrentado a toda la Unión Europea. Ha querido hacer un pulso a todos los que les tendieron la mano, tanto a los que les trataron de modo descortés, como a todos los demás.

Syriza, el Podemos griego, fue un clavo ardiendo donde se agarraron los helenos. Probablemente, el cambio más sensato era el de To Potami, pero el populismo de Syriza venció, dijo lo que los griegos querían oír, por más que todas sus promesas no podían cumplirse. Solamente seis meses después (el próximo martes), Grecia entrará en bancarrota si nadie lo soluciona.

Quién sabe si Grecia, madre de Europa, dejará de formar parte de la Unión. Entre todos la mataron y ella sola se murió. La Unión Europea dijo ayer que  “el impago conllevaría a un control de capitales y la posible salida de Grecia del euro” como respuesta a la decisión del presidente griego Tsipras de someter a referéndum la propuesta de la UE. A última hora de la noche, mientras los griegos hacen colas para sacar dinero de los cajeros, la oposición planeaba una moción de censura contra los populistas de  Syriza.

Anuncios

Un comentario sobre “Me duele Grecia (Entre todos la mataron y ella sola se murió)”

  1. Es una vergüenza lo que la UE está haciendo con Grecia y los griegos. Si finalmente se expulsa al país heleno de la Unión, la europa de los 28 -menos uno- jamás será una unión real de pueblos, jamás se conseguirá algo similar a la idea de los Estados Unidos de Europa. Será únicamente una unión monetaria y mercantil, que encontrará rechazo entre una gran parte, sino la mayoría, de los ciudadanos de los estados soberanos que la conforman.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s