De ratones y hombres (o mujeres)

 

Siendo totalmente estrictos con las leyes, se podría pedir tres años de cárcel a toda persona que silbó en el Camp Nou el himno nacional.

Si eso hubiera ocurrido la mayoría de los españoles hubiéramos clamado al cielo y yo entre ellos. Pero eso no quita que sea así. Silbar la marcha real es un delito, injuriar al Rey es un delito. Y eso se debería tener claro.

La libertad de expresión existe en España y muy por encima de la libertades que tienen en los países más importantes del mundo. Pero silbar el himno no es libertad de expresión, es una falta grave.

¿No tenemos derecho a expresar nuestra disconformidad contra España? ¡Y tanto que sí! Otra cosa es que sea lógico hacerlo, pero derecho sí. Libertad de expresión sí. Pero la libertad es gritar ¡Independencia! y no silbar los símbolos del Estado.

Hay gente que dice que los futbolistas no deberían expresarse políticamente. Yo opino totalmente lo contrario. Hemos de darle naturalidad al que todo el mundo hable de política sin temor y que no le afecte a su vida personal.

Durante un siglo, los deportistas catalanes han sido parte destacable del deporte español sin complejo alguno. Sin embargo en los últimos tiempos parece que los catalanes que representan el deporte español deban dar la imagen de que no tienen otro remedio que jugar con España, ya que con Catalunya no pueden.

Algunos se revelan contra ello y son censurados por los medios de comunicación catalanes e incluso por los clubes, de casos concretos deberíamos hablar en otras entradas a este blog.

Sea como sea, la mayoría de los jugadores catalanes se mantienen al margen del tema independentista. Aunque últimamente muchos han querido defender los silbidos al himno como libertad de expresión.

Defender esa falta de respeto a todos y cada uno de los españoles se está volviendo en contra de algunos de esos futbolistas, sobretodo de Piqué. Que en los entrenamientos y el partido de la selección ante Costa Rica ha sido increpado, silbado e insultado.

Es gracioso que mucha gente ahora critique el trato que se le da al jugador catalán, ¿Qué ocurre?, ¿para esto no hay libertad de expresión? O dicha libertad empieza o acaba según nos conviene.

Yo no defiendo que se le silbe a Piqué, pero mucho menos deberían criticar los que silbaron o vieron bien que se silbara al himno que representa a todos los españoles.

En esta historia de ratones y hombres se ha metido una mujer. La catalana Vicky Losada, futbolista de la selección que tras marcar el primer gol de la historia de España en un mundial femenino, no dudó con toda naturalidad besar el escudo de su país. Lo triste es que en esta locura que trata de hacer de España, la Yugoslavia de este siglo. Sea más noticia que alguien bese el escudo de su país, que miles de personas silben su propio himno nacional.

Toda España aplaude a la catalana Losada y silba al catalán Piqué. De modo que de catalanofobia nada. Solamente ocurre que a nadie nos gusta que se metan con los nuestros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s